A medida que vamos avanzando en edad, los hombres experimentamos distintos cambios. Unos son cambios físicos, y otros son los cambios emocionales. Podremos pensar que simplemente estamos envejeciendo, y que estamos viviendo un desgaste natural de la edad; que posiblemente nos falta ejercicio o que estamos muy agobiados por el estrés.

Sin embargo existe algo que debemos tomar mucho en cuenta son los cambios hormonales. Tendemos a creer que son cosas que nada más les pasan a las mujeres, pero no es así.

La testosterona, por ejemplo, es la hormona que producimos en las glándulas de los testículos, llamadas gónadas. La cantidad de testosterona que producimos conforme vamos madurando comienza a disminuir normalmente a los 55 años. Para cuando tenemos al rededor de ochenta, la cantidad de testosterona que producimos llega a ser inferior a la que produce un preadolescente.

Cada diez años, nuestro torrente sanguíneo transporta menos testosterona. A éste trastorno se le conoce como Andropausia, que comúnmente se le denomina como La Menopausia de los Hombres.

La falta de información a éste respecto puede ser el origen de muchas otras dificultades:

  • Es muy común que padezcamos depresión o que estemos demasiado alterados en nuestro estado de ánimo, o que de pronto seamos demasiado aprehensivos cuando se trata de problemas cotidianos o triviales de nuestra vida.
  • El primer síntoma que altera el equilibrio emocional de un hombre maduro de manera profunda es la pérdida de la lívido y la disfunción eréctil.

Muchos de nosotros, lo primero en lo que pensamos es en descartar la posibilidad de un problema prostático. Hacemos nuestros estudios clínicos y salimos bien en los resultados… Entonces inmediatamente, en un estado de alarma acudimos con un psicólogo con quien tratamos nuestros conflictos emocionales… Al paso de unos meses vemos que nada ha cambiado, y que tal vez lo que necesitamos es echar mano a la medicina psiquiátrica, y programamos una cita con el psiquiatra, que muy probablemente nos dará un diagnóstico de depresión ansiosa, y a continuación nos extenderá una receta para comenzar con el tratamiento…

Meses después de llevar el tratamiento psiquiátrico diligentemente, viendo que los resultados están muy lejos de representar una mejoría, vemos que seguimos en decadencia, lo cual incrementará la ansiedad y la depresión, entrando en una crisis cada vez más profunda, que indicará muy posiblemente a nuestro psiquiatra, que debe de aumentar la dosis.

La Andropausia es un problema que debe abordarse desde muchos frentes. Existen alimentos que en su ingestión natural son alimentos naturales ricos en vitaminas; pero que cuando están en  un contexto hormonal, pueden funcionar de manera contraproducente. Es importante tomar cartas en el asunto lo más pronto posible, e informarse constantemente.

Tomar medicamentos para la depresión y la ansiedad puede incrementar los problemas de la Andropausia, como lo es la disfunción eréctil.

Así que después de varios meses de invertir con terapeutas y medicinas, al ver que nuestro problema empeora, los niveles de ansiedad y de estrés se multiplican.

Así que lo primero que te sugerimos cuando comiences a tener cierto tipo de cambios injustificados en tu estado de ánimo, y que cuando tu hermosa compañía, ansiosa por que la satisfagas y la consientas quede frustrada por tu no poderla atender en ése momento; es que te hagas un estudio para revisar tus niveles de testosterona.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest