Andropausia proviene del griego (“andros” = hombre; “pausia”= cese o pausa). Es decir pausa en el funcionamiento de las funciones masculinas.

La disminución en la producción de Testosterona (que es lo que le da la masculinidad a nuestro género) ya que sin testosterona no podemos ejercer nuestra masculinidad.

Nuestros músculos no embarnecen, ni se endurecen nuestros huesos. Nuestro aparato sexual no crece lo suficiente ni puede mantenerse erguido. Tampoco podemos cumplir con nuestra función reproductora al no producir semen ni espermatozoides en nuestros testículos.

La Andropausia comienza casi siempre a los 40 años. No a todos los hombres le sucede, pero a quienes si, les comienza alrededor de ésta edad.

El diagnóstico de la andropausia se obtiene de un examen de sangre, para evaluar los niveles de testosterona; pero también en base a las reacciones emocionales inusuales en el hombre: manifestaciones histéricas muy similares a las que las mujeres presentan durante la menopausia.

La andropausia es un problema que se suscita cuando nuestras gónadas disminuyen la producción de testosterona, y a consecuencia nuestro cuerpo comienza a colapsarse.

El sistema endócrino de nuestro cuerpo es un tema que pocos exploramos, hasta que comienzan a suceder cosas que nos asustan o que ponen en peligro la estabilidad de nuestras relaciones.

Los cambios de humor repentinos, los estados depresivos, los problemas cardiovasculares y el incremento de peso son unos cuantos de los problemas que la falta de testosterona producen.

Los tratamientos muchas veces se limitan solamente a suministrar testosterona hasta el nivel adecuado.

En general el término de andropausia no define exactamente un diagnóstico, pues es en realidad, un término coloquial.

A diferencia de la menopausia de las mujeres, la andropausia en el hombre no es un proceso hormonal por el que todos los hombres tenemos que pasar.

Es muy fácil que se de con la edad, pero no siempre sucede. La Andropausia es una deficiencia en la salud, mientras que la menopausia es parte del proceso biológico en la mujer.

La andropausia es en realidad un cuadro clínico denominado como Hipogonadismo, que es precisamente la baja emisión en las funciones de las gónadas en los testículos. Así comenzando por el bajo conteo de espermatozoides y de testosterona. Reduciendo el apetito sexual y ocasionando alteraciones en el estado de ánimo.

La SHGB Globulina transportadora de la hormona sexual, al estar más ligera de carga hormonal, su viaje por el torrente sanguíneo se acelera, y por consiguiente irriga todavía menos en cada punto. Así que la situación empeora.

Muchos problemas se incrementan en éste sentido cuando hallamos que hay presión arterial alta, y también cuando hay diabetes.

Estos trastornos obedecen en un gran porcentaje al ritmo de vida que llevamos los hombres. Una vida llena de obligaciones y de presiones en el trabajo, adjuntas a frustraciones y fugas de dinero, nos altera las funciones cardiacas y por otro lado descompone nuestros hábitos alimenticios por fugas emocionales hacia los excesos, tanto de calorías, azúcares, como el consumo excesivo de alcohol y otras drogas, propiciando más problemas en la familia, y más crisis que se reforzarán con las disfunciones sexuales, llevando al hartazgo a la pareja.

Todo puede solucionarse con un buen tratamiento médico, y una vida saludable sin excesos.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest