Sí­ntomas de la andropausia

Los síntomas de la andropausia se dan de manera sutil y gradual y no son tan pronunciados como los de la menopausia, pero pueden ser igualmente abrumadores, por lo que es bastante normal que estos cambios sean atribuidos a las consecuencias naturales e inevitables del envejecimiento.

Sin embargo, no todos los hombres presentan los mismos síntomas al menos no con la misma intensidad; tampoco todos los hombres muestran una disminución significativa de los andrógenos con la edad en la misma medida.

Aproximadamente el 40% de los hombres entre 40 y 60 años sufren algún grado de letargo, depresión, irritabilidad, cambios de humor, sofocos, insomnio, disminución de la libido, debilidad, pérdida de la masa corporal magra y la masa ósea (que los hace susceptibles a las fracturas de cadera ) y la dificultad para lograr y mantener una erección (impotencia).

Para estos individuos los cambios físicos y psicológicos pueden ser un motivo importante de preocupación, e incluso pueden llegar a generar crisis.  Sin una pareja comprensiva, estos problemas pueden dar lugar a una potente combinación de ansiedades y dudas, que puede conducir a la impotencia y frustración sexual.

Un estudio reciente demostrar que el 51% de los varones normales y sanos de entre 40 a 70 años sufren de algún grado de impotencia, entendiéndose ésta como un problema persistente para alcanzar y mantener una erección lo suficientemente rígida para el coito.

Este problema no se puede atribuir solo al proceso de envejecimiento, ya que más del 40% de los hombres siguen siendo sexualmente activos a los 70 años de edad. Sino que también se puede adjudicar a otros factores, en particular la coexistencia de enfermedades degenerativas o de otro tipos.

No obstante existen una serie de síntomas característicos que pueden ser identificados y permiten presuponer que se está¡ atravesando esta etapa vital. Estos síntomas no solo se centran el aspecto sexual, también afectan el estado físico y anímico:

  • Disminución del deseo sexual y de la calidad de las erecciones y/o erecciones menos frecuentes. Se prolonga el período refractario, es decir, se prolonga el tiempo posterior al coito entre una erección y otra. Disminuye la cantidad de semen y se reduce la intensidad de la eyaculación. Disminuye la capacidad reproductiva. Disminución de la libido.
  • Falta de energía.
  • Cambios de humor y sentimientos de tristeza.
  • Disminución de la actividad intelectual, llanto frecuente, irritabilidad e ira.
  • Disminución de la masa corporal magra, junto con una disminución de la masa muscular y de la fuerza y/o resistencia.
  • Disminución del vello corporal. Principalmente del vello genital.
  • Disminución de la densidad ósea como resultado de la osteoporosis. La osteoporosis puede conducir a menudo a una mayor incidencia de fracturas de huesos (principalmente fracturas de cadera).
  • Aumento de la grasa que rodea a los órganos internos.
  • Pérdida de la altura.
  • Falta de apetito.
  • Dificultad para concentrarse.
  • Deterioro de la capacidad para los deportes.
  • Aumento de la grasa corporal a nivel central y superior del cuerpo.
  • Disminución del rendimiento laboral.
  • Insomnio o quedarse dormido después de cenar.
  • Tendencia a la depresión. Sentimientos de angustia que pueden llevar a la depresión (ver: “¿Qué es la depresión?“).

Es oportuno mencionar que no todos los síntomas deben estar presentes para identificar la andropausia. Ya que no en todos los hombres todos estos síntomas aparecen, tampoco lo hacen en el mismo grado ni de la misma manera. Algunos hombres suelen sufrir solo uno o dos de estos síntomas, mientras que otros padecen un conjunto de ellos.

Si bien existen cuestionarios de detección (como el Cuestionario de ADAM) que pueden ser útiles para el diagnóstico de la andropausia, hay que tener en cuenta que los síntomas pueden ser el resultado de otras causas, para determinar con exactitud un diagnóstico lo apropiado es realizar aná¡lisis de sangre (ver: “Diagnóstico de la Andropausia“).

Existen ciertas complicaciones asociadas a la andropausia como mayor riesgo de problemas cardiovasculares y osteoporosis.

Importante: es fundamental que si presentas algunos de los síntomas aquí mencionados realices una consulta con tu médico, a fin de comenzar cuanto antes un tratamiento adecuado para reducir los efectos negativos de la andropausia.

Quizás también te interese:

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest