✔ Tratamiento en la Andropausia para la Falta de Apetito Sexual ⚫ [Actualizado 2019]

✔ Tratamiento en la Andropausia para la Falta de Apetito Sexual ⚫ [Actualizado 2019]

Uno de los síntomas más comunes en los hombres que atraviesan la andropausia es la falta de apetito sexual (también denominado disminución de la libido o libido baja).

Asimismo como parte de este problema, que enfrentan muchos hombres pasados los 40 años de edad, debido principalmente a la disminución de la testosterona, es que se puede inhibir o disminuir la función eréctil.

El deseo sexual en los hombres se inicia con la liberación de testosterona que estimula ciertos receptores que se hallan en el cerebro de manera que se libera óxido nítrico.

Éste último relaja a su vez los músculos del pene lo que permite el flujo de sangre que conlleva a una buena erección del miembro.

Por ello cuando hay niveles bajos de testosterona se obstaculiza la estimulación de estos receptores en el cerebro y se dificulta tanto el deseo sexual como una buena función eréctil.

Este tema resulta muy difícil de abordar y tratar para los hombres porque afecta de alguna manera a su “hombría”, lo que lo convierte muchas veces en un tema tabú, ya que perjudica la percepción que tienen la mayoría de los hombres del estereotipo “normal” de un alto deseo y rendimiento sexual.

Son muchos los que se preguntan ¿por qué se acaba el deseo en el hombre?

En este artículo te proporcionaremos algunos tips, consejos y recomendaciones prácticos para que si estás experimentando una disminución o falta del apetito sexual debido a la andropausia sepas que no estás sólo y que hay mucho que puedes hacer para sobrellevar con éxito este problema.

¿Qué es la andropausia y por qué disminuye el deseo sexual?

Andropausia Por qué disminuye el apetito sexual

Como ya mencionamos en la andropausia o “menopausia masculina” se produce una disminución de los niveles de testosterona, la principal hormona masculina, y ello conlleva en la mayoría de los casos una disminución de la libido e incluso problemas de erección.

Pero a diferencia de la menopausia en las mujeres donde los períodos menstruales llegan a su fin, en el hombre no hay una clara señal de esta disminución de los niveles hormonales.

Por el contrario en el hombre si bien se produce una disminución de la testosterona, ésta no es total, y a pesar de ser una disminución constante, a diferencia de la menopausia femenina en la que los niveles de hormonas sexuales disminuyen con relativa rapidez, en el hombre este cambio se produce de forma lenta durante varias décadas.

De hecho se estima que un hombre de 80 años puede tener un 50% menos de testosterona que lo que tenía a los 25 años de edad.

Pero cabe destacar que algunos de los síntomas tanto para los hombres como para las mujeres pueden ser los mismos o similares, tales como:

  • Aumento de peso.
  • Depresión y ansiedad.
  • Insomnio.
  • Irritabilidad y cambios de humor bruscos.
  • Disminución de la densidad ósea y muscular.
  • Y por supuesto, un menor deseo sexual.

En los casos en los que los hombres acuden a consulta por este motivo se les suele realizar un simple análisis de sangre que determina si los niveles hormonales son demasiados bajos.

Si se confirma que efectivamente hay una disminución de la testosterona que está provocando este síntoma de falta de apetito sexual existen diferentes opciones de tratamiento que se pueden seguir.

Y cabe resaltar que la libido baja puede causar muchos problemas más que solo los del plano sexual ya que normalmente puede provocar problemas en la relación con la pareja y una baja autoestima.

También hay que destacar que la falta de apetito sexual no debe confundirse con la disfunción eréctil, aunque las dos condiciones pueden coexistir.

Los tratamientos para la falta de apetito sexual o libido baja pueden variar e ir desde apoyo psicológico como la psicoterapia hasta el reemplazo hormonal considerando normalmente también algunos cambios en el estilo de vida y/o terapias con medicamentos si fuese necesario.

Asimismo es importante mencionar que hay otros factores que pueden provocar una baja libido, y si bien puede ser causada por un sólo factor es frecuente que haya más de un factor que la provoca, o mejor dicho son varios los factores relacionados, que a su vez pueden estar producidos por los niveles bajos de testosterona, como la depresión y el estrés entre otros síntomas comunes de la andropausia.

Sin embargo si estás padeciendo de falta de apetito sexual debes tener claro que la andropausia no señala el final de la sexualidad sino por el contrario proporciona una oportunidad para redefinirla.

Principales causas del bajo deseo sexual (o falta de apetito sexual)

Principales causas del bajo apetito sexual

Ahondemos ahora en la pregunta ¿por qué se acaba el deseo en el hombre?

Normalmente podemos decir que existen diversas causas de la disminución del apetito sexual, que la mayoría de las veces son motivadas por una disminución de los niveles de la hormona masculina testosterona.

Testosterona baja

Si bien la disminución de la testosterona (también llamado hipogonadismo) suele darse más a medida que el hombre envejece, también puede afectar a hombres jóvenes.

Como vimos antes la testosterona es esencial para que el hombre desarrolle su fuerza y ​​el deseo sexual, de modo que si la testosterona total se encuentra por debajo de 300 a 350 nanogramos por decilitro, el deseo sexual o libido masculina tenderá a disminuir bruscamente.

Y en este sentido la terapia de reemplazo de testosterona podrá ser muy útil con el fin de restaurar la libido y el impulso sexual, pero es importante tener en cuenta que también podría haber un aumento del riesgo de accidentes cerebro-vasculares y coágulos de sangre en aquellos hombres que presenten problemas o enfermedades cardiovasculares.

Medicamentos

Los efectos secundarios de los medicamentos son también causas comunes de la libido baja en los hombres.

Y entre los medicamentos que pueden afectar de esta manera se pueden incluir diferentes clases de drogas que tendrán un impacto mayor o menor sobre el impulso sexual.

Los principales culpables de esto son los anticonvulsivos, los antipsicóticos, las estatinas, los antidepresivos, los bloqueadores beta y las benzodiacepinas .

Incluso ciertos medicamentos de venta libre podrían provocar algunos problemas si son tomados durante períodos de tiempos demasiado largos.

En estos casos se deberá consultar con el médico la posibilidad de cambiar el medicamento que se sospeche pueda estar causando el problema, detener su uso o bien ajustar la dosis, aunque cabe mencionar que en algunos casos esto no siempre será posible sobre todo con determinados medicamentos crónicos.

Depresión

La depresión y la baja libido a veces pueden ir de la mano.

La depresión es normalmente la causa de que haya un impulso sexual disminuido, sin embargo ésta también puede ser el resultado de la baja libido.

Si bien la psicoterapia es generalmente bastante efectiva para dar tratamiento a la depresión, cuando se la combina con medicamentos antidepresivos éstos últimos pueden incrementar la pérdida de la libido.

Cambiar de medicamentos o reducir la dosis a veces puede ayudar, pero los efectos secundarios no son inmediatos y no basta con omitir o retrasar una dosis.

Si estás deprimido, es importante hablar sobre tu libido con tu médico y sobre cómo los medicamentos pueden afectar tu deseo sexual.

Enfermedad crónica

Las enfermedades crónicas en muchos casos pueden afectar el deseo e impulso sexual tanto en el plano físico como emocional.

Esto es cierto principalmente en aquellos casos donde existan dolores crónicos y/o fatiga, incluyendo dolencias como el cáncer, la artritis reumatoide, el síndrome de fatiga crónica y la fibromialgia.

Cuando se habla de la pérdida de la función sexual y de enfermedades crónicas hay que destacar que por un lado, la enfermedad crónica estará asociada con un riesgo mayor de desarrollar depresión, a la vez que por otro lado, la enfermedades crónicas pueden interferir de manera directa con las funciones neurológicas, hormonales y/o vasculares las cuales son esenciales para que haya un satisfactorio impulso sexual.

Además, muchos medicamentos usados para los tratamientos de afecciones crónicas (como los medicamentos cardio-vasculares y la radioterapia) pueden tener un efecto directo sobre la libido masculina.

Estrés, ansiedad, trastornos del sueño y agotamiento

El estrés, la depresión, la ansiedad y el agotamiento pueden tener un gran impacto en tu deseo sexual.

Si sientes que estás constantemente cansado, estresado o ansioso, es posible que debas hacer algunos cambios en tu estilo de vida o hablar con tu médico de cabecera para pedir consejo.

La depresión es muy diferente de simplemente sentirse infeliz, desgraciado o harto por breves espacios de tiempo, sino que se trata de un estado de tristeza profunda y prolongada, y es por ello que esta enfermedad es grave e interfiere normalmente con todos los aspectos de tu vida, incluida tu vida sexual.

Asimismo si ya estás realizando un tratamiento por depresión debes tener presente que un bajo deseo sexual también puede ser un efecto secundario de los antidepresivos.

Habla con tu médico de cabecera si crees que esto puede estar causando tus problemas de falta de apetito sexual.

Por otro lado el estrés en muchos casos perjudica el interés y el deseo sexual debido a que desencadena la producción de cortisol, lo cual no solo genera una constricción de los vasos sanguíneos que incrementa la disfunción eréctil, sino que también puede provocar una caída rápida y precipitada de los niveles de testosterona.

Al mismo tiempo al estrés también se lo relacionado con el insomnio y otras anomalías y trastornos del sueño, por lo cual normalmente suele incrementar los niveles de fatiga y disminuir el deseo sexual.

Para tratar el estrés se pueden incluir técnicas de manejo del estrés como técnicas de respiración o la meditación, junto a una mejor higiene del sueño.

Estilo de vida

Hay factores del estilo de vida que pueden contribuir significativamente a la disminución de la libido en los hombres.

Los hombres que fuman y/o beben por lo general tienen una libido más baja y menos apetito sexual a cualquier edad que aquellos hombres que no fuman, ni beben.

Entre los aspectos que pueden provocar una falta de interés en el deseo sexual relacionados con el estilo de vida se pueden mencionar:

Una dieta desequilibrada y poco saludable

Una dieta saludable que incluya todos los nutrientes y vitaminas que el cuerpo masculino necesita diariamente, aumentará la sensación general de bienestar lo que a su vez aumentará el deseo sexual y la libido.

Tabaco

Según un estudio de 2012 de la Universidad de Texas, fumar no solo aumenta directamente el riesgo de disfunción eréctil, sino que también afecta de manera indirecta la excitación sexual.

Alcohol

El alcohol, cuando se usa en exceso o en el transcurso de los años, redirige las enzimas necesarias para sintetizar la testosterona desde los testículos hasta el hígado, lo que reduce los niveles de testosterona.

Obesidad

La obesidad afecta directamente la función hormonal y el metabolismo, lo que resulta en una disminución significativa de los niveles de testosterona.

Por el contrario mantener un peso saludable no solo mantendrá un mejor estado de ánimo y más altos niveles de energía, sino que también mejorará la función sexual.

Drogas ilegales

La utilización indebida de drogas ilegales también está relacionada con la pérdida del deseo sexual.

Sedentarismo y falta de ejercicio físico

El ejercicio regular no solo contribuye a mejorar el flujo sanguíneo y, por lo tanto, a la función sexual, sino que también proporciona más energía y una sensación general de bienestar que aumenta el deseo sexual.

Problemas de pareja

Asimismo resulta fundamental y muy importante tener en cuenta que una relación de pareja feliz y sana es vital para mantener alto el deseo sexual.

Por ello si estas padeciendo una disminución de la libido una de las cosas que te deberías preguntar es si eres feliz en tu relación.

En este sentido una libido baja puede ser el resultado de:

  • Conflictos no resueltos y discusiones frecuentes.
  • Una pérdida de la atracción sexual.
  • Una mala comunicación.
  • Dificultad para confiar el uno en el otro.
  • Entre otros.

En estos casos puede resultar muy útil leer sobre cómo mantener viva la pasión con la pareja y buscar la ayuda de profesionales.

Otra cosa a considerar es si la causa es un problema físico que dificulta o impide el placer en las relaciones sexuales.

Por ejemplo, una libido baja puede ser también el resultado de:

  • Disfunción eréctil.
  • Sequedad vaginal.
  • Incapacidad para el orgasmo.
  • Sexo doloroso.
  • Estiramiento involuntario de la vagina (vaginismo).
  • Problemas de eyaculación.
  • Entre otros.

En estos casos también deberías buscar ayuda profesional para tratar el problema de la mejor manera posible.

¿Qué medidas se pueden adoptar para mejorar el deseo sexual? (o ¿Cómo solucionar la falta de deseo en el hombre?)

Por qué los hombres experimentan baja libido

Como ocurre con otros síntomas de la andropausia existen diversos tratamiento andropausia para aliviar, y eliminar en algunos casos, los síntomas.

En relación con este síntoma en particular de la falta de apetito sexual se pueden mencionar las siguientes medidas a tomar para despertar el deseo de un hombre.

Prueba con cambios en el estilo de vida

Una dieta saludable y el ejercicio regular (tanto cardio como entrenamiento con pesas) te ayudarán a contrarrestar los efectos de los niveles bajos de testosterona sobre el peso y la masa muscular, además los hombres deben manejar su estrés y consultar a un terapeuta si experimentan alguno de los síntomas emocionales de un nivel bajo de testosterona.

Estas dos cosas te ayudarán a aumentar la libido.

Enfocar e involucrar el deseo de manera diferente

A medida que disminuyen los niveles de testosterona, el deseo se vuelve menos espontáneo y menos sensible a la excitación, de modo que en lugar de esperar a ser sexuales cuando sienten deseo, los hombres deben participar en actividades de fomento de la excitación para generar deseo.

Muchos hombres olvidan que el cerebro es el órgano sexual primario y dependen demasiado de los caminos físicos, en lugar de psicológicos, para la excitación.

La realidad es que los seres humanos somos capaces de excitarnos incluso sin ser tocados, así que es una buena idea que explores con tu pareja sus fantasías sexuales.

Cambios en el estilo de vida

Cambios en el estilo de vida

Como ya vimos reducir el estrés es importante ya que puede tener un efecto positivo sobre la libido, al mismo tiempo que la testosterona baja puede llevar a un estado de ánimo bajo en sí mismo, por lo que esto agravará las cosas aún más.

Practicar meditación, hacer yoga o hacer ejercicios de relajación, o incluso tomar un baño relajante, una sesión de masajes o escuchar música suave puede ayudar a combatir el estrés.

El entrenamiento de resistencia que ayuda a aumentar la masa muscular también ayudará a aumentar los niveles de testosterona, al igual que el ejercicio de alta intensidad.

Asimismo el ejercicio físico tiene un efecto positivo en el estado de ánimo debido a su efecto en los niveles de serotonina y endorfina en el cerebro, que son responsables de los sentimientos de felicidad y pueden tener un efecto beneficioso en el aumento de la libido.

¿Cómo puede ayudar la dieta?

Cómo puede ayudar la dieta

Sería beneficioso limitar la ingesta de azúcar, cafeína, harina blanca y carbohidratos excesivamente ricos en almidón, ya que pueden provocar desequilibrios hormonales.

Dietas ricas en omega 3 (pescado graso, linaza y nueces), alimentos orgánicos, proteínas magras de animales y plantas, granos enteros y antioxidantes (frutas y verduras) y otras grasas saludables (nueces, semillas, aguacates, aceite de coco y aceite de oliva) son generalmente beneficiosas para el equilibrio hormonal, ya que contienen muchas vitaminas y minerales.

Los mejores alimentos para aumentar la producción de testosterona son los que contienen zinc (cordero, mariscos, nueces y semillas), vitamina D (pescado, huevos y productos lácteos), vitamina C (frutas y verduras) y vitaminas B (cereales integrales, verduras, huevos y carne).

Considera la posibilidad de realizar una terapia con testosterona

Terapia con testosterona para la falta de apetito sexual

Al igual que las terapias hormonales se pueden prescribir para las mujeres menopáusicas, la terapia con testosterona es una opción para los hombres.

Sin embargo, el tratamiento puede tener efectos secundarios preocupantes, como el encogimiento de los testículos y una menor producción de espermatozoides, por lo que un médico debe explicar claramente los riesgos y vigilar de cerca la salud de los hombres que la realizan.

Los cambios en el estilo de vida, la nutrición y el ejercicio pueden ser necesarios para algunos hombres que sufren de deseo sexual y libido baja, pero para muchos, puede ser necesario hacer una visita a un médico especialista en un centro de salud que cuente con personal calificado.

Los médicos podrán examinar los niveles hormonales para ver si el desequilibrio hormonal masculino puede ser la causa de su bajo deseo sexual.

Cuando visitas un centro médico los doctores pueden realizar un análisis de los niveles hormonales para ayudar a determinar si el desequilibrio hormonal es la raíz del problema de falta de apetito sexual.

Palabras finales…

Palabras finales Disminución de Libido y Andropausia

Si la pérdida de la libido o falta de apetito sexual está afectando tu relación de pareja, debes tener mucho cuidado para evitar culparte a ti o a tu pareja por esta situación.

Por el contrario deberías buscar soluciones junto a tu pareja, ya que es algo en que los dos participan activamente y juntos podrán afrontarlo mejor estando unidos y conversando sin tapujos acerca de lo que está sucediendo.

Para ello es importante que haya una comunicación abierta y honesta no solo sobre los síntomas físicos de la libido baja, sino también sobre los emocionales y sobre cómo esta situación está afectando a cada uno.

Hacerlo permitirá tener mayor éxito en relación y a identificar qué opciones son posibles y necesarias para diagnosticar y tratar con éxito la falta de apetito sexual.

Entre los especialistas que te pueden ayudar en este sentido están los endocrinólogos, urólogos, especialistas en enfermedades crónicas, psiquiatras, psicólogos y/o terapeutas especializados en sexualidad.

No vas a encontrar una solución rápida y “mágica” pero con paciencia y tiempo seguramente hallarás la solución más adecuada para ti.

Mientras tanto, trata de recordar que la pérdida del deseo sexual no tiene porque significar una pérdida del deseo de intimidad, por ello aunque estés luchando con una disfunción sexual, ya sea baja libido o impotencia, trata de hacer todo lo que esté a tu alcance para conectarte emocional y físicamente con tu pareja, de modo que puedas establecer y reforzar un vínculo más estrecho e incluso fortalecer más la relación.

 

 

IMPORTANTE: Por favor no tomes este artículo como un diagnóstico o sustituto del consejo o tratamiento médico. Si tienes alguna duda sobre tu salud te recomendamos que visites a un especialista médico para que te asesore y trate tu caso en particular. Recuerda que este artículo es sólo educativo e informativo.

 

Quizás también te interese:

Si te ha sido de utilidad este artículo compártelo en tus redes sociales favoritas, para hacerlo llegar a más personas... Muchas gracias 😉

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Para cumplir con la Ley de Protección de Datos (GDPR) y que tus datos estén a salvo, debes leer y aceptar nuestra Política de Privacidad.

Responsable: Ramiro Rementería.

Finalidad: Moderar los comentarios.

Legitimación: Tu consentimiento.

Destinatarios: RAIOLA NETWORKS, S.L.

Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Don`t copy text!