La andropausia es un trastorno integral biológico y emocional, que se presenta en el hombre cuando llega a la edad de la madurez, entre los 40 y los 50 años de edad.

La parte biológica es la más objetiva de detectar con el hecho simple de que la secreción de testosterona está disminuyendo considerablemente, todo el trastorno subsiguiente proviene de éste simple hecho.

Lo necesario es simplemente suministrar artificialmente ésta hormona, ya que las gónadas en los testículos la han dejado de producir en la suficiente proporción para cubrir todas las funciones enzimáticas de nuestro metabolismo.

Por eso vienen problemas cardiovasculares, debilitamiento de los músculos y de los huesos, aunados a la disfunción eréctil.

Al ser una hormona enteramente sexual, para su producción se requiere de un estímulo en los centros afectivos del cerebro situados en la glándula hipófisis del hipocampo. De aquí los problemas en las emociones y las variaciones repentinas en el estado de ánimo.

Todos éstos síntomas pueden darse a cualquier edad en el varón, ya que el hipogonadismo (disminución en la secreción de las gónadas) puede darse desde el primer estado de desarrollo embrionario, en la infancia, la adolescencia y hasta la vejez. Es decir que puede pasar en cualquier etapa de la vida.

Pero al suscitarse cuando más comúnmente ocurre, que es de los 40 a los 50 años, se conjunta con otra serie de cuestionamientos existenciales en el ser humanos, lo cuál propicia una fuerte crisis que puede llevarnos a desatar tempestades en nuestro entorno.

Muchos hombres cometen suicidio en éstas edades. Los infartos son más comunes también en ésta etapa de la vida, así como los brotes de diabetes.

Muchos otros comienzan a excederse en el consumo de estupefacientes y enervantes, así como de drogas recreativas y de alcohol, a manera de fuga de un conflicto emocional que se ven incapaces de solucionar.

La psicoterapia no es una mala idea, adjunta a cambios en nuestros hábitos alimenticios y recreativos. La unidad con la familia puede ser crucial para desesterarse del ajetreo de la rutina laboral.

Nuestra alimentación es muy importante también. Cuidar los niveles de colesterol y de triglicéridos nos facilitará mantenernos en nuestro peso.

El tratamiento de sustitución hormonal y suministro de testosterona implica ciertos riesgos como lo es el cáncer te próstata.

Por eso es también bueno buscar tratamientos alternativos. Alimentos con zinc y la vitamina D pueden facilitar la producción de testosterona; así como la eliminación de la azúcar.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest