La andropausia generalmente conlleva una serie de alteraciones psicosociales y en el plano sexual. No es poco frecuente que al unirse varios factores desencadenantes (el principio de la menopausia en la pareja, la partida de los hijos, los problemas de salud comunes de esta etapa, sumados a los cambios biológicos que afectan el plano sexual y la virilidad) se pueda producir una profunda crisis emocional.

Es natural que a medida que avanza la edad de los hombres la frecuencia e intensidad de la actividad sexual disminuya, sin embargo ésta se sigue dando (en menor medida) hasta bien avanzada la madurez.

Puede decirse que hay básicamente dos factores que están relacionados con la disminución de la actividad sexual: el deterioro de la salud y las expectativas impuestas por el entorno social.

Además existe una gran desinformación sobre los cambios fisiológicos que se deben esperar en la andropausia, y sobre cómo afectan el entorno y la sexualidad de quien los experimenta.

Otro factor destacado es la reticencia de los hombres a aceptar que pueden estar transitando la andropausia. Todo esto lleva a que la calidad de vida de estos individuos esté por debajo de lo que debería o podría ser.

Como ya se mencionó es importante tener en cuenta siempre que la mayoría de los síntomas de la andropausia pueden ser tratados exitosamente si se busca ayuda profesional y se realizan cambios en el estilo de vida.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest