🧲 Magnetoterapia: Qué es, Para qué sirve, Cómo funciona, Ventajas, Tratamientos y Contraindicaciones [Actualizado 2020]

Magnetoterapia

La magnetoterapia se ha transformado en una tecnología terapéutica muy efectiva, utilizándose cada vez más en sesiones de fisioterapia, gracias a su alta eficacia para tratar enfermedades músculo-esqueléticas.

En este artículo te contaremos qué es exactamente la magnetoterapia, para qué sirve y cuándo conviene utilizarla, qué tipos de tratamientos con magnetoterapia existen, además de sus ventajas y las contraindicaciones que tiene.

¿Qué es y para qué sirve la magnetoterapia?

Qué es y para qué sirve la magnetoterapia

La magnetoterapia consiste en aplicar imanes en ciertas zonas del cuerpo en las que se esté sufriendo dolor o se tiene algún tipo de patología.

Su fundamento está el “par biomagnético” que se compone de un imán positivo y uno negativo, que interactúan corrigiendo de manera efectiva el pH del organismo, ayudando a eliminar los efectos negativos y no deseados de muchas enfermedades y dolencias.

Es usada principalmente para sanar y tratar dolencias y enfermedades crónicas y aquellas que no encuentran una curación en la medicina convencional.

Si bien la magnetoterapia es una técnica alternativa, es recomendable combinarla con otros tipos de tratamientos convencionales, de manera que por ejemplo el paciente puede seguir con su tratamiento farmacológico mientras utiliza la magnetoterapia sin problemas ni riesgo alguno.

Uno de los principales usos de la magnetoterapia es en la aplicación del tratamiento de dolores articulares y de huesos.

SI te hayas en Barcelona puedes consultar con los especialistas de Magnetoterapia Barcelona que te asesorarán y te recomendarán la mejor opción de tratamiento para tu situación particular.

Ventajas de la magnetoterapia

Ventajas de la magnetoterapia

Si bien su principal ventaja es la de ayudar al organismo desde el punto de vista fisiológico a generar su propia auto-curación, tiene también otras ventajas, a saber:

  • No busca sustituir ningún tratamiento o método terapéutico convencional, sino que por el contrario es un excelente complemento.
  • Es indolora.
  • Es fácil y rápida de implementar.
  • No es necesario que el aparato entre en contacto con el cuerpo del paciente de manera directa para que pueda surgir un efecto terapéutico.
  • En general los efectos conseguidos suelen durar más allá del tratamiento propiamente dicho.
  • No tiene casi ninguna contraindicación.

Tratamiento magnetoterapia

Tratamiento magnetoterapia

Los tratamientos de magnetoterapia se pueden separar en tratamientos de alta y de baja frecuencia, siempre utilizando un par magnético, y siendo la única diferencia entre un tipo de sesión y la otra, el tiempo que se utiliza o aplica, que es normalmente de una media hora, pero como decimos puede variar.

Asimismo, la periodicidad que recomiende el especialista que aplicará el tratamiento podrá variar de acuerdo a la enfermedad o dolencia que por la cual se está aplicando la terapia. No obstante, normalmente se suelen recomendar entre una y dos sesiones semanales.

La magnetoterapia no es compleja de aplicar e incluso podríamos decir que cualquier persona que realice una capacitación sobre ésta, podrá aplicar sesiones de biomagnetismo.

Pero como dijimos antes, la principal diferencia en los tratamientos de magnetoterapia o biomagnetismo es la intensidad de las máquinas que se usan, variando normalmente su potencia en relación con la enfermedad o dolencia que se busca tratar.

Contraindicaciones de la magnetoterapia

Contraindicaciones de la magnetoterapia

Como comentamos antes, la imanoterapia tiene casi nulas contraindicaciones, sin embargo su uso no es recomendado en ciertas circunstancias, a saber:

  • Para mujeres embarazadas.
  • Si se tiene un marcapaso.
  • Si se tiene alguna placa metálica en el cuerpo.
  • Si se padece de tuberculosis.
  • Si se padece una enfermedad infecciosa o neurológica.
  • Si se padece algún tipo de cáncer.
  • Si se tiene problemas coronarios.

Si te hayas en alguno de estos grupos, no quiere decir de manera definitiva que no puedas usar la imanoterapia, pero deberás consultar con un especialista, que pueda evaluar tu caso en particular y decidir si es aconsejable o desaconsejable este tipo de tratamiento para tratar tu dolencia o enfermedad.

 

IMPORTANTE: Antes de iniciar cualquier tipo de tratamiento que pueda afectar tu salud consulta con un especialista. Esta información no sustituye ni reemplazo la opinión, el consejo ni el tratamiento médico profesional.

 

Quizás también te interese:

 

Si te ha sido de utilidad este artículo compártelo en tus redes sociales favoritas, para hacerlo llegar a más personas... Muchas gracias 😉

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Para cumplir con la Ley de Protección de Datos (GDPR) y que tus datos estén a salvo, debes leer y aceptar nuestra Política de Privacidad.

Responsable: Ramiro Rementería.

Finalidad: Moderar los comentarios.

Legitimación: Tu consentimiento.

Destinatarios: RAIOLA NETWORKS, S.L.

Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Don`t copy text!